PAUTAS DE HIGIENE EN YOGA

Publicamos primer capitulo en castellano del libro escrito por Sri Yogendra y traducido por Oihana Castillo.

little-boy-doing-yoga-poses-at-sunset--1438824-2-m

CAPITULO I
PAUTAS DE HIGIENE EN YOGA
¿Cómo puede un individuo que apenas conoce su propio cuerpo (el cuidado y las diferentes interrelaciones conectadas) pretender alcanzar algún objetivo en Yoga[1]?
                                                                                  Goraksasamhita, I, 14
 
Por extraño que parezca, el tema que unánimemente se considera el principal y más importante de aprender – cómo mantenerse sano – ha permanecido durante mucho tiempo en el olvido. Muchos de nosotros hemos memorizado cuándo vivió Napoleón o a cuánta distancia está Venus, pero muy pocos hemos recibido siquiera las enseñanzas más básicas sobre cómo llevar una vida sana bajo el punto de vista fisiológico. Almacenamos grandes cantidades de datos inútiles que ocupan el lugar del conocimiento verdaderamente necesario para el ser humano. Existe una frase de Baco que dice “hemos de determinar el valor relativo del conocimiento” y como sugeriría el sentido común, debemos dar prioridad a lo práctico, lo real y lo eficaz por encima de lo inútil, lo convencional y lo ornamental.
Además, es evidente que el cuidado y conocimiento del cuerpo, base y generador de toda actividad del ser humano, debería considerarse un tema de vital importancia para el individuo y por ello, cualquier conocimiento que nos conduzca al bienestar debería tener prioridad sobre el resto. Así, los grandes médicos de la India antigua consideraban que el conocimiento de cómo mantener una buena salud era un magnífico tesoro[2]. Reconocieron abiertamente a su vez, que no hay mejor ciencia para la salud de cuerpo, mente y alma que el Yoga[3] , y que su difusión es el mejor servicio que podemos ofrecer a la humanidad[4].
Por el contrario, sabemos que determinadas autoridades de la educación han intentado sin éxito introducir el estudio de la higiene en el currículo de escuelas e institutos. Por desgracia, se ha introducido como asignatura optativa, lo que le resta la importancia y atención que merece. Y lo que es peor, ante la ausencia de medios para difundir su práctica, la simple transmisión de teorías se hace imposible. Además, se proporciona tanta información sobre mosquitos, moscas, ratas y bacterias como transmisores de enfermedades  y tan poca sobre la salud como único sistema inmunológico contra dichos transmisores, que se ha desviado la atención que debería enfocarse sobre un punto de vista práctico y positivo de la salud hacia nociones menos importantes y confusas sobre los diferentes agentes causantes de enfermedades. Como consecuencia, el estudio de la higiene personal se sigue descartando para cualquier tipo de propósito práctico. Mientras tanto, el arte más refinado y la ciencia más avanzada de la salud siguen esperando su reconocimiento y aplicación como disciplina.  Es solamente en la tradición Yóguica antigua- especialmente en Hathayoga – donde encontramos este punto de vista cabal y científico y su aplicación establecida de una forma ideal[5], asumida como una obligación.
[1] Svadeham ye na jananti katham siddhyanti yoginah
[2] Cf. Carakasamhita, p. 4, Lahore edn. 1944
[3] Yoga sastram param matam I
[4] Cf. Yogarahasya, IV, 20; Sivasamhita, I, 17
[5] Cf. Hathayogapradipika, II, 65f

 

YOGA CLASICO CANTABRIA © 2019 Todos los derechos reservados

Powered by WordPress