Nataraja

Imagen del dios hindú Shiva como Nataraja, el danzante cósmico.

Imagen del dios hindú Shiva como Nataraja, el danzante cósmico.

Nataraja (en sánscrito: नटराज, AITS: Naṭarāja), Shiva Nataraja o Señor de la Danza es la representación del dios hindú Shiva como el danzante divino.1 La representación puede ser en la forma una escultura en piedra o metal, o como un mural. El simbolismo y significado de esta imagen son complejos, profundos y dinámicos.
La postura de Nataraja hace referencia a «danza de la dicha furiosa» (Ananda Tandava) en donde Shiva se sostiene por lo general sometiendo a Apasmara con su pierna derecha mientras la izquierda se encuentra levantada y cruzada sobre la derecha, el torso erecto y los cuatro brazos en diferentes gestos.2
La representación en bronce de la imagen de Shiva danzando alrededor de un círculo de fuego es una de las esculturas más populares del arte hindú en el mundo. Desde la publicación del texto La Danza de Sivá de Ananda Coomaraswamy en 1918 se introdujo la simbología de la representación en la cultura occidental. Filósofos como Aldous Huxley, físicos como Fritjof Capra y cosmólogos como Carl Sagan han hecho referencia a Nataraja en sus escritos.

Historia
No todas las representaciones de Shiva danzando hacen referencia a Nataraja desde el siglo V. Muchas de estas esculturas muestran a la deidad con atributos diferentes: 16 brazos, sin tambor, sobre una plataforma en lugar del enano, sin el círculo de llamas o sin una pierna cruzada sobre la otra, entre otras diferencias.8
De acuerdo a las evidencias, la representación de Shiva como el Señor de la Danza en esculturas aparece en el siglo X.9 Sin embargo, es durante la dinastía Chola en el siglo IX cuando evoluciona a la forma más popular en el mundo.10 Los Chola consideraban a Nataraja su deidad familiar o kula-dèvatā. Shiva como el Señor de la Danza se convirtió en parte de las procesiones y festivales religiosos de la era Chola, una práctica que continuó después.11
Durante este periodo se generó una proliferación de imágenes de Nataraja: en piedra en las paredes del lado sur de la mayoría de los templos reales de la dinastía y en metal dentro de sus largos pasadizos interiores.12
En la ciudad de Chidambaram, en el estado de Tamil Nadu, en la India, se encuentra el templo de Nataraja o templo Thillai nataraja, uno de los lugares sagrados más importantes asociados a Shiva. Fue construido en el siglo X, cuando Chidambaram fue la capital de la dinastía Chola.13
El término Pancha Bhoota Stalam hace referencia a los cinco templos dedicados a Shiva, siendo el de Chidambaram uno de ellos.14 Cada uno de los cinco templos hace referencia a un elemento: tierra, agua, fuego, aire y espacio. En Chidambaram, el espacio es venerado para indicar que lo divino está más allá de la comprensión humana. A diferencia de los otros cuatro templos, este no contiene un lingam de piedra.15
La adoración ritual de Nataraja sigue las agamas hinduistas. Se asume que por lo menos a partir del siglo X, el culto a Shiva tenía dos formas: la adoración de un lingam de piedra en la cámara sagrada o sancta sanctorum, y la procesión de imágenes, como las esculturas de bronce de Nataraja.16
El culto en el templo de Chidambaram se distingue de otros. Nataraja, al ser una referencia al akasha (espacio o éter), es no solo representado por la imagen en bronce, sino también por Chidambara Ragasiyam (‘el secreto de Chidambara’), que se encuentra en una cámara vacía llamada Chit Sabah o cámara de la consciencia.16 La cámara tiene 1,5 m de altura por 3,5 m de lado rodeado de cortinas y con una cúpula dorada como techo. Se dice que es en esta cámara es donde se encuentra el akasha lingam, el falo de éter de Shiva. Los estudiosos sugieren que el concepto de Chidambara Ragasiyam es una reminiscencia de una comunidad esotérica en el shivaísmo, en donde los yoguis se dedicaban a prácticas para llegar a la consciencia de vacío (similar al concepto budista shuniata).17

Descripción
La energía de su danza hace que su cabello vuele hacia los lados. Representación de Nataraja en bronce.
La escultura de Nataraja muestra a Shiva dentro de un círculo de llamas y danzando sobre el enano Apasmara.2 Asimismo, los diferentes elementos en el ícono muestran que la postura no es estática, sino dinámica. Al mostrar a Shiva con los cabellos hacia los lados, se comunica que se está fijando en la escultura tan solo un momento de un movimiento mayor: Ananda Tandava, la «danza de la dicha furiosa».18 El simbolismo y significado de esta imagen son complejos, profundos y dinámicos. Se cree que mientras Shiva baila, el universo se pone en movimiento, y cuando se detiene, el universo termina, solo para recrearse una vez que se reanuda el baile.12

La piernas
Una diferencia respecto a otras representaciones de Shiva es que se encuentra realizando la postura de bhujangatrasita karana: en donde la pierna izquierda se encuentra levantada y cruzada hacia la derecha a la altura de la cadera.19 Al igual que los cabellos, la pierna levantada de Shiva enfatiza que está en movimiento, bailando al ritmo del universo. También simboliza la liberación de los deseos terrenales y el ciclo de renacimiento. Para los devotos, este gesto es una promesa de liberación.10

El círculo de fuego y el loto
La figura del Nataraja muestra a Shiva dentro de un círculo de llamas; cada una de estas tiene tres puntas. En el siglo XI y XII la representación de las llamas con cinco puntas se volvió típica. El círculo de llamas representa al fuego cósmico que utiliza Shiva para destruir al universo, como parte del ciclo de creación y destrucción.20 El loto sagrado sobre el cual se encuentra el dios simboliza la renovación eterna.12

La manos
Shiva tiene cuatro brazos que muestran sus atributos como deidad. Los dos brazos superiores tienen objetos en sus manos. Se interpreta que las manos superiores simbolizan el equilibro entre las llamas de la destrucción y el pulsar rítmico de la vida.21
En la mano superior derecha sujeta el damaru: el tambor de mano que dio los primeros sonidos de la creación. De acuerdo a Aldous Huxley, es el tambor «que llama a las cosas a crearse, golpeas sobre este tambor y las cosas se hacen realidad».22 El tambor al ser golpeado también invoca la creación del universo y al mismo tiempo marca el ritmo cósmico y de la danza de Shiva.12 Su mano superior izquierda sostiene agni (el fuego que destruirá el universo).10
Con su mano derecha inferior, realiza el gesto de abhayamudra (el gesto que alivia el miedo). La mano izquierda inferior y delantera de Shiva, apunta a su pie izquierdo levantado.10 Esa referencia al pie izquierdo levantado se interpreta que simboliza la liberación de la ignorancia que dificulta la realización de la realidad última.21

Los tres ojos

Los tres ojos de Nataraja.

Los tres ojos de Nataraja.

Shiva es representado con tres ojos, uno de los cuales está en medio de su frente e identifica a Shiva. Es con ese tercer ojo vertical que logró incinerar kāma (el deseo) y convertirlo en cenizas.23 Se mantiene cerrado para evitar que su poder de fuego queme toda la creación.12

El enano Apasmara
Artículo principal: Apasmara
Shiva baila sobre un enano, Apasmara Purusha, que representa la ignorancia, el deseo terrenal y el ciclo de renacimiento que encarcela a los humanos, todo lo cual se borra en el curso de la danza de la deidad.12 Para preservar el conocimiento en el mundo, Apasmāra debe ser sometido, no asesinado, ya que hacerlo perturbaría el equilibrio necesario entre el conocimiento espiritual y la ignorancia. Matar a Apasmāra simbolizaría la obtención del conocimiento sin el esfuerzo, la dedicación y el trabajo duro requeridos, y esto conduciría a la devaluación del conocimiento en todas sus formas.24

Aldou Huxley: SHIVA DANCE
“Si observas los asombrosos símbolos que produjeron los indios, por ejemplo la Danza de Shiva, verás que nadie ha producido nunca en la historia nada tan extraordinario como este baile, generalmente representado en pequeñas estatuas de bronce. Un Shiva con cuatro brazos bailando con un pie levantado. Al observar la figura hay detalles realmente increíbles.
Shiva se encuentra dentro de un gran círculo, un halo en llamas, la simbología del círculo de fuego representa la masa de energía espacio-tiempo. Es decir el mundo material que todo lo abarca, mientras Shiva baila su danza cósmica en todas las partes del universo. Quiere decir que el baile es la manifestación del mundo en forma de juego, Leela, la danza del Señor.
Representa el mundo de lo justo y lo injusto, el bien y el mal, todo en una inmensa manifestación lúdica; con su espeso pelo largo, la melena del yogui, en actitud contemplativa, fluyendo hacia los límites del universo. Este simbolismo incluye el conocimiento del Yogui, que abarca todo lo existente”.

EPIFANIO CASTILLO

Comparte este artículo

YOGA CLASICO CANTABRIA © 2021 Todos los derechos reservados

Powered by WordPress