HACIENDO AMIGOS – DR PATANJALI YOGENDRA

Un hombre de avanzada edad estaba paseando por el campo con su nieto cuando se encontraron una tortuga pequeña.

El niño estaba muy contento con el hallazgo y quería llevar la tortuga a casa. Su abuelo estuvo de acuerdo. De camino a casa, el niño iba examinando a la tortuga desde todos los ángulos, y de repente la tortuga escondió la cabeza y las patas dentro de su caparazón.

El niño, sorprendido, intentó abrir el caparazón con un palo, pero cuando vio que no daba resultado, acudió donde el abuelo. “Así no conseguirás nada” le dijo el abuelo “vayamos a casa y te enseñaré como hacerlo”.

Al volver a casa, el abuelo colocó a la tortuga cerca de la chimenea y, unos minutos más tarde, la tortuga sacó la cabeza y los pies y comenzó a caminar hacia el niño.

“Nunca trates de forzar a alguien a hacer nada” le dijo el abuelo, “simplemente caliéntalo con un poco de amor y amabilidad y lo más probable es que responda”.

El yoga nos enseña a mantener una actitud de amabilidad hacia los demás a pesar de que no tengan la misma actitud hacia nosotros.

OIHANA CASTILLO GONZÁLEZ DE MENDOZA

YOGA CLASICO CANTABRIA © 2020 Todos los derechos reservados

Powered by WordPress