YS II, 11 – Dr. Jayadeva Yogendra

YS II.11  dhyana heyah tad vrttayah

Sus modificaciones pueden ser quemadas por la meditación.

Dhyana es meditación. Resulta difícil retener internamente un estado de Dhyana, pero una vez conseguido – mediante la práctica regular -, es una ayuda inestimable para calmar la mente turbulenta. La mente es como un lago, con sus aguas siempre agitadas. La continúa ondulación y movimiento no permite ver lo que hay en el fondo.

Con estas turbulencias que distorsionan las formas, ¿Cómo podemos ver con claridad las cosas como realmente son? Sólo si hay claridad y transparencia podemos apreciar con nitidez y realismo la verdadera forma del mundo que nos rodea.

Dhyana consigue calmar la ondulación, por tanto aumenta la claridad. Una vez se ha logrado una claridad aceptable, resulta mucho más sencillo eliminar los Kleshas uno a uno.

¿Cómo se efectúa el triple proceso de destrucción de los Kleshas?

1º. Estado – Reducir la fuerza de los Kleshas en su estado más burdo.

2º. Estado – Quemar las semillas de los Kleshas y volverlas improductivas.

3º. Estado – Eliminar los Kleshas a la vez que el Chitta.

Marian Mercedes

YOGA CLASICO CANTABRIA © 2020 Todos los derechos reservados

Powered by WordPress