YOGA SŪTRA II.10 – S . H. ĀRANYA

त े पततपसवहेय ा सूक ा॥१०॥

te pratiprasavaheyāḥ sūkṣmāḥ

Los kleśas sutiles se vuelven inermes (destruidos) cuando cesa (desaparece)1 la productividad de la mente. ||10||

Comentario de Vyāsa

ते पञ्च क्लेशा दग्धबीजकल्पा योगिनश्चरिताधिकारे चेतसि प्रलीने सह तेनैवास्तं गच्छन्ति।

स्थितानां तु बीजभावोपगतानाम्

tē pañca klēśā dagdhabījakalpā yōginaścaritādhikārē cētasi pralīnē saha tēnaivāstaṅ gacchanti. sthitānāṅ tu bījabhāvōpagatānām –.

Los cinco kleśas  se convierten en semillas quemadas y desaparecen cuando lo hace la mente del yogui, que una vez realizado el proposito de su existencia, se extingue.

1 Pratiprasava = Opuesto a Prasava o producción; desaparecer para fundirse en su causa. Kleśa sutíl quiere decir que se ha vuelto improductivo como una semilla quemada, debido a Prasaṁkhyāna o conocimiento discriminativo. El sentimiento de reconocer el “Yo” como el propio cuerpo puede ser totalmente eliminado, cuando se realiza el principio que está más allá del cuerpo y los sentidos. Por esta realización sobreviene el conocimiento de que “Yo no soy ni el cuerpo ni los sentidos”. A partír de ahí, cualquier desorden en el cuerpo o los sentidos, no afecta a la mente del Yogui. Cuando la latencia de este conocimiento está siempre presente en una mente habitualmente unidireccional, se llama conocimiento discriminativo opuesto a Asmitā-Kleśa. Debido a la inexistencia en la mente de la falsa noción de identificación del cuerpo con el Ser, surgida de la realización del conocimiento discriminativo, Asmitā se convierte en una semilla quemada, totalmente improductiva. Es decir, no surge de nuevo ninguna cognición espontánea del “Yo” como algo asociado al cuerpo y los sentidos, por lo tanto no se puede producir distracción alguna en la mente. Este tipo de estado conocido como quemado, es la forma sutil de Asmitā- Kleśa.

A medida que el pensamiento de renunciación se vuelve más firme, se adquiere una percepción profunda de la naturaleza verdadera del Ser y la atracción hacia los objetos mundanos se vuelve más débil o inefectiva, como una semilla quemada. La aversión es inexistente cuando una persona logra una profunda percepción dentro de la pureza de una mente, carente de maldad u odio.

De la misma forma queda atenuado el miedo a la muerte, cuando cesa el sentido de identificación de uno mismo con el cuerpo.

Así que debido a las impresiones latentes adquiridas por la práctica del Samprajñāna (ver I.50), los Kleśas son debilitados. A pesar de estar atenuados, todavía se pueden manifestar. De la misma forma que la idea “Yo soy el cuerpo” indica una condición mental, “Yo no soy el cuerpo” (conocimiento de que Puruṣa es el Veedor del “Yo”) también es una forma manifiesta de condición mental. Lo mismo ocurre con la semilla quemada. Su aspecto es el de una semilla normal, pero carece del poder de brotar; también el Kleśa en estado sutil existe, pero no produce modificación ( no surge en la mente modificación aflictiva ) mientras prevalezca únicamente el conocimiento perfecto. En la raíz basada sobre el conocimiento, también existe en forma sutil Asmitā-Kleśa.

El Kleśa reducido a este estado, también desaparece cuando lo hace la mente. Cuando la mente se disuelve en su causa constituyente debido a Para-Vairāgya o renunciación suprema, también los Kleśas sutiles desaparecen con ella. Pralaya o Vilaya, quiere decir desaparición sin posibilidad de resurgir. En circunstancias ordinarias, las modificaciones aflictivas que se originan en la mente determinan el nacimiento, duración de la vida y la experiencia de placer y dolor. Los Kleśas son atenuados por el Kriyā-Yoga. Aunque en Samprajñāta-Yoga la relación con el cuerpo continua, la relación se muestra bajo el conocimiento de “Yo no soy el cuerpo”, etc. Este es el estado sutil del Kleśa. No es necesario decir que esto detiene el nacimiento, la duración de la vida y la experiencia. En Asamprajñāta-Yoga también cesa la relación sutil con el cuerpo ( las modificaciones se funden en su causa natural), los Kleśas son totalmente destruidos.

Jesús Melero

YOGA CLASICO CANTABRIA © 2020 Todos los derechos reservados

Powered by WordPress