YS II, 7 – Dr. Jayadeva Yogendra

II, 7 sukha anusayi ragah

Apego es un impulso adictivo a repetir el placer.

El placer va seguido del apego como consecuencia de alguna experiencia placentera previa. El individuo quiere más y más. Es un ansia de tal magnitud que afecta a toda la creación, a insectos y organismos diminutos. La naturaleza nos ha diseñado de tal forma que sólo podemos conocer el placer cuando lo tenemos ante nosotros.

La naturaleza humana de querer ser feliz es debido al opuesto, la desgracia, causa de inmenso dolor, miseria y sufrimiento. Nadie lo quiere. Queremos ser permanentemente felices y no escatimamos medios para lograrlo, aunque al final siempre nos espera el mismo resultado: fracaso.

¿Podemos disfrutar la felicidad una vez y olvidarnos por completo de ella?

No es posible. Es como una droga, un tóxico, un estimulante mental y emocional. Buscamos la forma y los medios de repetir la hazaña de disfrutar una vez más, en una variedad de formas incesante.

¿Cómo se origina el deseo?

El deseo se origina de la memoria y el apego a la memoria de la experiencia.

¿Por qué el deseo genera placer?

En absoluto ofrece placer, sólo genera dolor. El deseo es permanente, nunca se detiene. La experiencia al realizar cualquier deseo es momentánea. ¿Entonces, como puede darnos placer? Avidya (ignorancia) ejerce su influencia en nosotros hasta tal punto que creemos en la continuidad de esta realización del deseo, que lo perseguimos toda la vida. Es un hecho real, el deseo genera dolor, no placer.

Marian Mercedes

YOGA CLASICO CANTABRIA © 2019 Todos los derechos reservados

Powered by WordPress