EL CONCEPTO DE TAPAS – Dr. Surama Dasgupta

Filosofía del Yoga de Patañjali

Swamy Hariharananda Aranya (Apéndice D)

La palabra TAPAS requiere una explicación porque ha sido utilizada en diferentes contextos y significados. Implica generalmente una vida rigurosamente disciplinada que un individuo adopta voluntariamente con el propósito de alcanzar un fin. Desde los tiempos de los Upanisads, el término se ha utilizado en el sentido de superar procesos dolorosos con vistas a desarrollar el potencial interior. En los textos épicos y Puranas se narran múltiples episodios de personas con gran determinación, que emprendieron un curso de penalidades (físicas mayoritariamente) además de la práctica de la meditación, para alcanzar determinados logros.

       En filosofía, el contexto Tapas abarca mucho más que la mera resistencia física. Es un estilo de vida, que implica una disciplina en la conducta mental, moral y emocional, para realizar la verdad del mundo y del hombre.

       En el pensamiento indio ha habido desde siempre una indagación permanente sobre la naturaleza del ser humano. Los filósofos no se han conformado con la noción de un ego o “Yo” empírico, que subyace toda experiencia humana. El cuerpo, la mente y la personalidad condicionados por el ego sufren cambios continuos; pero no es una explicación suficiente, afirman que el hombre tiene una realidad inmutable y eterna. Por tanto, la idea es que detrás de los cambiantes estados mentales existe lo inmutable, un ser puro, conciencia pura que sostiene y mantiene unidos todos los estados fluctuantes de experiencia, que está por encima de todos. Existen diferentes puntos de vista sobre la naturaleza de esta realidad. Un Ser absoluto universal o diferentes unidades de conciencia pura o Dios o cualquier deidad, detrás de todos los seres vivos que les da su realidad en el mundo material. Pero si hay acuerdo en que la última realidad es de naturaleza transcendental. Está detrás de todo, lo sostiene y es anterior a todo lo existente. Es la más alta verdad, el ser del hombre del que el “Yo” es meramente un indicador.

       Esta verdad ha sido racionalmente establecida por el análisis de la naturaleza humana. Pero para obtener una experiencia directa de ello, el buscador de la verdad necesita pureza moral, perspectiva correcta de la verdad y una profunda concentración mental. Aquí es donde el Yoga aparece como una Psicología espiritual.

        La palabra Tapas se refiere al proceso de purificación mental y meditación sobre la última verdad. Obliga a un largo proceso de reconstrucción de la mente humana y la personalidad, con un sistema de purificación e higiene y de estudio, para desarrollar una compresión más clara y brillante. Para la realización es necesario un control absoluto de la mente y los sentidos, pensamientos y emociones. Ha de purificarse la mente, liberarla de toda emoción turbia para que brille en todo su máximo potencial y ayudar al ser humano a obtener un vislumbre de la verdad que está más allá de los límites de la mente. Cuando el individuo ha conseguido un progreso considerable en el estudio de los textos recomendados y consigue una relevante comprensión intelectual de la realidad del ser, es el momento de volcarse más sobre la meditación. Sus conceptos están más claros, su percepción más profunda, es el momento de intentar conseguir un pequeño toque de la verdad en uno mismo. Los Upanisads establecen que se ha de escuchar (estudiar) la verdad de un maestro, reflexionar profundamente sobre su significado y meditar sobre ello.

       En las etapas previas, el principiante ha puesto todo su esfuerzo en la limpieza moral, mental y potenciar una forma de pensar; ahora toca concentrarse sobre la realidad, buscar un pequeño encuentro con ella. Ha adquirido cierto control sobre sus palabras y de su profundo significado, que ha descubierto con la práctica interna. En este momento la lucidez intelectual y sus procesos no son tan necesarios poruqe está absolutamente convencido de la verdad, pero necesita un sentimiento directo de ella. Ha de detener su proceso de pensar y fundirse en una experiencia de su ser, que está más allá de las palabras, del pensamiento, de los conceptos y de la mente.

       Incluso cuando parece que la mente está quieta y serena, los sentidos controlados, existe un flujo subyacente de pensamientos en lo más profundo. El propósito del Yoga es detener por completo todos los estados de fluctuación mental, para que nada pueda agitar la meditación sobre el ser. Los pensamientos se expresan en palabras, que son el vehículo de las ideas o el significado que implican, están involucrados ambos. La meta última del ser humano es la experiencia directa con la verdad, donde no hay necesidad de ninguna otra cosa más. En los textos se ha establecido que la mente y el parloteo mental deben quedar bajo control, en vista a la realización, que significa liberación absoluta de la esclavitud.

       El Mahabharata expone que los seguidores de la filosofía Samkhya (como del Yoga) deben buscar la liberación mediante el conocimiento discriminativo. Las proezas físicas, por difíciles que sean, carecen de significado en cuanto al estudio y comprensión de la filosofía.

         Se añade que el estudio del control de la mente y las palabras constituyen Tapas. Significa que la disciplina moral, mental y el control sobre pensamiento y habla, es el real y verdadero Tapasya. Este testimonio debe explicarse con detalle; si el Mahabharata incluye el control del habla junto con el de la mente como el verdadero significado de Tapas, quiere decir que el simple control del habla o evitar pronunciar palabras no es Tapas. Este control parcial no significa detención del flujo mental a pesar de guardar absoluto silencio. A lo que se refiere exactamente el texto es al control absoluto de pensamiento y habla. Es fácil no pronunciar ni una palabra, pero no es necesariamente control del proceso del pensamiento. Silencio no significa control de las palabras y pensamiento. La pronunciación de palabras o el silencio es el vehículo de nuestro proceso de pensamiento que causa distracción a la mente.

            Ya en las etapas previas el estudiante de meditación ha recibido instrucción sobre el uso del Mantra de una única sílaba, indicándole el objeto de su concentración. A medida que progresa en el desarrollo de una profunda absorción, el proceso (órgano) del habla se detiene y su función cesa. Ahora está en profunda absorción meditativa y se desprende del Mantra que ha cumplido su cometido llevándole hasta allí, hasta la directa realización de la verdad, porque en ese estado ya no lo necesita.[1] Se ha dicho que la experiencia última está más allá del pensamiento de las palabras y la mente. Queda perfectamente claro el significado profundo y amplia diferencia que transciende la básica interpretación de los términos ingleses austeridad y penalidad. No existe equivalente de la palabra sánscrita Tapas en inglés, así que las limitaciones y la pobreza de estos términos quedan muy alejados de la amplitud y riqueza del original.

[1] El Rgveda dice: La facultad de hablar esta establecida en la mente y la mente en la facultad de hablar. Una implica a la otra. El Katha Upanisad: el sabio debe erradicar o disolver la función de hablar de la mente. Austeridad implica auto-negación, penitencia significa un curso de penalidades para la expiación de algún daño realizado.

            Así que se habla mucho de esto pero se entiende muy poco sobre la verdadera práctica de la renunciación. El Yogui siente un profundo anhelo en su corazón por el ideal espiritual de la realización y una profunda insatisfacción por la vida mundana. Sus profundas aspiraciones espirituales florecen, abriendo ante él la grandeza y belleza de otro nivel, el plano de la existencia superior. Renuncia a la vida mundana y a todo lo que implica, considerándolo impedimentos para la realización de su ideal. No sólo rechaza cualquier posesión material, también a las malas hierbas rehuyendo de los deseos, ideas o cualquier otro signo que tenga que ver con ello. Esto requiere un Tapasya continuo y sostenido con infinita paciencia.

             Desde el punto de vista del Yoga esta es la renunciación real e indispensable que sirve a su propósito.

            Pero existe además otro punto muy importante. Tapas o Tapasya no significa simplemente una vida de rígido ascetismo o negación estéril. El hombre espiritual establece toda su maestría espiritual sobre impulsos y pasiones, a cada paso que dá toma como referencia su ser superior que se vuelve cada vez más lúcido, más brillante y rico. Así que el término implica tanto aspectos positivos como negativos, auto-negación y auto-enriquecimiento. Es un proceso doble que impele una fuerza extra hacia adelante, hacia el sendero del auto-desarrollo. El adepto supera su apego al mundo para conseguir una experiencia directa del ideal dentro de sí mismo. No se olvida del conocimiento práctico y el sentido común como algunos parecen pensar. Es más consciente de la magnitud de sus metas. Se deshace de todo aquello que es transitorio y fugaz, obstáculos innecesarios en la búsqueda de su ser interior. La verdad del ser superior no es una fantasía de su imaginación es una verdad viva. A medida que va dando pasos hacia su objetivo, más consciente es de la altura de su meta. Cuanto más busca más obtiene, cuanto más obtiene más ardiente es la búsqueda para avanzar hacia lo más alto. Un Yogui perdido en las montañas en su profunda meditación, no es un ser enterrado entre las piedras. Es un hombre libre para el que las cimas del Himalaya se desmoronan como el polvo y los grilletes de la nada no pueden esclavizar. Es un hombre libre que disfruta de la más pura satisfacción al descubrir el ideal que ha estado buscando durante toda una vida. Tapasya rinde ante el su cosecha espiritual, el verdadero conocimiento de su propio ser, la realidad, que está por encima de todo, anterior a todo, que lo completa todo, y es luz de conocimiento y paz inagotables. Dios está siempre en aquel estado de un tiempo sin principio.

TRADUCCIÓN: EPIFANIO CASTILLO

 

Comparte este artículo

YOGA CLASICO CANTABRIA © 2019 Todos los derechos reservados

Powered by WordPress