EL YOGUI PERFECTO

Aquél que se considere un Yogui ha de ser auto-suficiente, con una educación férrea para que sus principios sean inquebrantables. El hombre que depende de otros para sobrevivir no puede ser un Yogui. La auto-suficiencia se consigue reduciendo las necesidades al mínimo. Los animales son auto-suficientes, no dependen de ninguna autoridad o gobierno. Los seres humanos al contrario, aumentan sus necesidades y preocupaciones.

Ha de tener una salud perfecta. Esto forma parte de la tecnología del Yoga. Un individuo irresponsable no puede ser un Yogui. El hombre actual es totalmente dependiente. Dependiente incluso de su salud, dejándola en manos del médico.

Vive en perfecta armonía con el entorno. Es consciente de que no puede cambiarlo. Su rutina consiste en crear un entorno armonioso en su mente por entrenamiento y técnicas adecuadas. Esta misma armonía que siente dentro hace por mantenerla fuera.

Es un ser puro en pensamiento, palabra y acción, de tal forma que no queda turbado por las consecuencias de sus acciones. Carece de pretensiones de cualquier naturaleza. Tampoco le interesa ningún tipo de ritual. Si por casualidad se ve implicado en alguno, será algo espontáneo.

Posee una actitud indiferente hacia la vida. No contempla nada desde una visión personal, por lo tanto no hay proyección egocéntrica. Deja que las cosas se manifiesten tal cual son y las trata como lo que realmente son.

El amor por la Naturaleza y la Humanidad son las cualidades principales que le mantienen en paz. El cambio de valores en la vida actual confunde al ser humano. Han desaparecido los valores permanentes. Ahora son individualistas. Lo que no ha ocurrido en doscientos años, está pasando en estos últimos diez.

India fue la cuna de la cultura y su mensaje se extendió por el mundo. Sin embargo hoy en día no hay autoridad suficiente para poder guiar a la humanidad.

Shri Yogendraji

TRADUCCIÓN: EPIFANIO CASTILLO

YOGA CLASICO CANTABRIA © 2019 Todos los derechos reservados

Powered by WordPress