UNA BREVE ACLARACIÓN,……

Se denomina ciencia a la obtención de cualquier tipo de conocimiento sistematizado y metódico. El progreso busca evolución, metas, éxito, es decir, el logro de la perfección.  Esta es la base sobre la que funcionan casi todas las ciencias físicas, psicológicas, morales o espirituales. El éxito se valora en proporción al beneficio que aportan a la felicidad, paz e independencia del  individuo y la humanidad.

En su caso, las ciencias materiales están restringidas y limitadas por los fenómenos o mecánica del mundo burdo. Por tanto su objetivo se ciñe obligadamente a la materia (Prakrti) – anatomía y fisiología, química y física. Su finalidad fundamental es el progreso en el campo del conocimiento cognitivo de la vida fenomenal, supuestamente para  satisfacer las necesidades del hombre.

 Las ciencias materialistas se mueven en un espacio reducido, sujetas a lo que consideran lo que el hombre es.  Pero aquí se equivocan, el ser humano abarca  una escala de planos existenciales muy por encima de la materia burda. Esta perspectiva deja a un lado el mundo interior, tratando simplemente el plano superficial. La ciencia fracasa porque contempla al individuo desde  un plano de tiempo, espacio y circunstancias relativo, sin bases reales. Es un vacío permanente que acompaña a la ciencia como una sombra. Esta visión endeble y errónea se auto-proclama,  como una inmensa contribución a la evolución humana, eso es todo lo que el individuo ha progresado, pero no en cuanto a evolución interior como ser humano. La ciencia actual no tiene nada que ofrecer en cuanto al propósito final de la vida humana y su evolución interior. La propaganda exhibicionista de cara a la sociedad no tiene  fundamento ni consistencia.

El Yoga por su parte, considera al ser humano como un todo, no fragmentado como lo hace la ciencia, sin tener en cuenta mundo interno y externo. El Yoga ofrece al ser humano lo que este busca de forma innata: salud, felicidad, paz e independencia absoluta. Le facilita tanto los objetivos internos como las técnicas para conseguirlos. Por eso el Yoga es la ciencia del hombre y tiene en cuenta todo lo que el hombre es, tanto a nivel externo como interno, hasta su máxima evolución tanto a nivel consciente como inconsciente.

En definitiva,  la ciencia actual pretende conocer la parte material del ser humano (Prakrti), mientras que el Yoga conoce absolutamente todo sobre el ser (Purusha), su verdadera realidad.

Shri Yogendra

TRADUCCIÓN: EPIFANIO CASTILLO

Comparte este artículo

YOGA CLASICO CANTABRIA © 2019 Todos los derechos reservados

Powered by WordPress