Editorial Yoga and Total Health

            Desde sus orígenes se le ha atribuido al Yogui una facultad especial para visionar el cuerpo humano, un portento diferente a medios comunes como la auscultación por la vista o el tacto, un desarrollo superior de la potencialidad cognitiva que le permite detectar fenómenos que para el hombre común son impensables; sin embargo para él no es nada extraordinario, es tan sencillo como para nosotros utilizar el oído. El gran Goraksanatha decía: “¿Cómo puede un ser humano pasar por la vida ignorando el  funcionamiento de su propio organismo y esperar algún logro importante en la vida?” Se refiere por supuesto, al desarrollo del potencial interior de cada uno.

            Los textos clásicos otorgan superior importancia al corazón como centro  de sensaciones sutiles y estados elevados de conciencia, más que como órgano biológico de funciones fisiológicas. En ocasiones hemos visto espectaculares proezas de los Yoguis, el control absoluto (parada a voluntad) del corazón figura como una de los más importantes, sin embargo no se dice nada sobre si este dominio es consecuencia del entrenamiento físico-síquico o proviene del control superior de elevados estados mentales de conciencia. Es más probable que en este caso, el corazón como el asiento de las sensaciones y la conciencia (Hrdaye Cit Samvit), sea la vía (conocer la mente a través del corazón), aunque también exista la posibilidad de controlar el corazón a través de la mente (Kaya Sampat).

            La mente es el origen de la enfermedad, también de su curación. Aunque a nivel social se cree que enfermedades como el cáncer no son de origen síquico, gradualmente se va aceptando que el factor mental es vital en todas las enfermedades. Se ha descubierto que el espasmo esofágico puede afectar a las arterias obstruidas y provocar una angina de pecho (ataque al corazón). El pánico en esos instantes puede dar lugar al espasmo.

            Todos los estudios muestran una tendencia hacia el cambio en el estilo de vida y renovada actitud hacia los acontecimientos cotidianos, que pueden prevenir enfermedades cardiovasculares, un cambio más feliz. El Yoga no es nada más que una forma saludable de vida, hábitos alimenticios apropiados, ejercitación física adecuada, rutinas diarias saludables, descanso y sueño conveniente y un estado mental equilibrado, son la garantía que generan las actitudes correctas contra dolencias cardíacas repentinas y severas.

             El giro hacia un estilo de vida yóguico requiere la renovación de los juicios de valor, suplir valores materialistas que nos esclavizan por otros espirituales mucho más saludables. El materialismo es, de hecho, la causa original de toda miseria, incluida la enfermedad y la pérdida de un estado mental equilibrado. El desequilibrio emocional se produce con más facilidad cuando no se dan valores espirituales.

Dr. Jayadeva Yogendra

TRADUCCIÓN: EPIFANIO CASTILLO

YOGA CLASICO CANTABRIA © 2019 Todos los derechos reservados

Powered by WordPress