Tus palabras son nuestro camino 22 – CAMBIO

La existencia funciona como un todo unificado, con la precisión mecánica de un reloj. Sin embargo nadie puede asegurar tajantemente que un acontecimiento determinado producirá tal o cual situación. En cada asunto muchas variables pueden suceder a la vez. Un cambio produce otros muchos encadenados de forma simultánea. Así es como lo hace la naturaleza.

En nuestro caso particular aunque diseñemos un plan muy elaborado que incluya unas Asanas o Yamas, puede que surjan dificultades y todo se vuelve del revés. Lo que indica que no es el procedimiento adecuado. Aquél joven presentaba un cuerpo atlético y bien ejercitado, una musculatura espectacular, ¡pero en medio cuerpo solamente! El otro medio continuaba flojo y debilucho. Un amigo le preguntó que le había ocurrido, respondió que estaba haciendo un curso de culturismo por correspondencia. Había completado la mitad del entrenamiento, ¡¡aún no había iniciado la segunda entrega del cursillo!!.

La Naturaleza no hace las cosas a medias. La Vida quiere desarrollo y crecimiento al completo no fraccionado, no por entregas. Tratar por separado los diferentes parcelas de la personalidad o el estilo de vida de un individuo, proporcionándole un conjunto de reglas sobre lo que debería o no debería hacer, no es adecuado. Los cambios se inician por la modificación del comportamiento, pero previamente tiene que haber una forma intelectual renovada de ver las cosas, el inicio de una etapa con un férreo compromiso. Los cambios a nivel intelectivo, se tiene que reflejar modificando la conducta. Si no existe este proceso de comprensión preliminar, el individuo se ve forzado a hacer determinadas acciones de forma mecánica lo cual no es beneficioso, ni eficaz. Al principio la persona tiene que organizarse un poco, mentalizándose sobre lo que debe y no debe hacer.

Así sí hay lugar para las reacciones externas regularizadas, las conductas deben integrarse si previamente ha habido comprensión interna. De esta forma trabajan Yamas y Niyamas. Hasta ese preciso momento todo ha sido artificial y forzado. Sólo después de aceptarse e incorporarse internamente cobran significado. Pero en todo método de aprendizaje existen reglas, aunque al principio no puedan seguirse espontáneamente, es decir que no va a salirnos a la primera. Un niño para estudiar tiene que respetar una disciplina. Ha de elegir un lugar adecuado, una habitación, un horario,etc. Tiene que ser así, no hay otra forma. No se puede dejar a un niño hacer lo que le apetezca pensando que se va a poner a estudiar por sí mismo. Cuando el niño vea que ha ganado conocimiento, status y madurez, entonces aceptará la disciplina de forma voluntaria.

Dr. Jayadeva Yogendra

TRADUCCIÓN: EPIFANIO CASTILLO

YOGA CLASICO CANTABRIA © 2019 Todos los derechos reservados

Powered by WordPress