El Observador

“Un portero observaba todos los días que un hombre abandonaba el edificio de noche.
Llevado por la curiosidad, una noche le siguió.
El hombre se sentó a la orilla del río y comenzó a mirar como pasaba el agua. Después de observarle durante mucho tiempo, el portero se decidió a hablarle.
Señor, le dijo, ¿Puedo preguntarle que hace aquí todas las noches?
Estoy meditando, respondió.
– Y usted. ¿Qué trabajo hace?
Soy el portero del edificio donde Vd. vive.
Vigilo y observo a la gente que entra y sale del edificio.
No dejo entrar a los que no deben hacerlo y permito la entrada de los que allí viven.
Eso es exactamente lo que yo estoy haciendo.
Observo las cosas que suceden delante de mí, observo el río, estoy consciente de los procesos mentales de mirar el río y finalmente me hago consciente del proceso de la consciencia misma.”

Comparte este artículo

YOGA CLASICO CANTABRIA © 2019 Todos los derechos reservados

Powered by WordPress